domingo, 3 de noviembre de 2013

Cocina - Galletas... fantasmas, buhos calabazas y lunas... de miedo...


Como no podía ser de otra forma también hicimos unas galletas de halloween..... hace ya un tiempo os puse en una ENTRADA la receta que sigo, tanto para hacer la masa de las galletas como para hacer la glasa real. 

A partir de la glasa real se hacen las demás consistencias a fin de rellenar, perfilar o dar volumen. 

En el caso de los fantasmas la hice de una consistencia algo densa... como si fuese de perfilado ya que voy a hacerlas con una sola consistencia. 

Normalmente se perfilan primero, y luego con una consistencia más fluida se rellenan.... yo iba muy rápida... eran para los chicos y no había tiempo!... así que con una sola consistencia tenía que hacerlo todo...

Los ojos y la boca los añadí cuando la glasa blanca se hubo secado toda una noche. Al ser una glasa densa mantuvo la forma que les dí sin desparramarse. En cambio las lunas las hice con la técnica "wet on wet"... pero trabajando muuuuy rápido. Las glasas roja y negra eran también algo densas por lo que  hay que añadir los puntos rojos y negros rápidamente para que con el palillo podamos deslizar primero el color rojo y luego el negro y crear este efecto.

Para hacer los búhos primero hice el cuerpo reservando los huecos de los ojos, como en el caso de los fantasmas.... al ser espesa la glasa ya veis que hay que trabajar muy deprisa porque sino se quedan las marcas de los bordes. Para evitarlo se puede trabajar con el palillo pero todo lo rápido posible.

Una vez seca esta parte añadí las alas. En ellas hice una calavera con las dos tibias. Esto es un "wet on wet"... así que la glasa que está un pelín espesa obliga a trabajar rápido. Para ello primero hice dos puntos uno mas grande que el otro. Le dí con un palillo para extenderlos un poco y que se pareciera a una cabeza o cráneo.

 
La glasa es mate cuando se seca pero veis que las alas brillan porque la acabo de echar... los puntos estan sin trabajar todavia, por eso tienen un piquito.

Para poner las tibias trazo dos lineas cruzadas y trabajo un poco los extremos con el palillo para extenderlas y que parezcan unos huesos.

No quedaron mal y la verdad daban el pego.... a fin de cuentas nadie se iba a fijar en ellas... con comerselas hay bastante!... jajaja....

Los ojos de los buhos en blanco y como los de las lunas... sangrantes....  y el pico y las garras con glasa amarilla.... quedaron terroríficos?.

Finalmente unas calabazas.... para ellas además de usar la glasa tipo "un pelin menos densa que la pasta de dientes" fui haciendolas por etapas dejando secar la anterior capa realizada. De esta forma queda como partida, marcando cada una de las partes.

Finalmente cuando casi están secas les añades las verruguitas que tienen y las hojas.

 








Se me quedaron en el tintero los gatos negros, los murciélagos  y las brujas.... pero esto fue lo que dió de sí una mañana intensa de glaseo de galletas para mis hijos. 

 Buenas debían de estar porque no volvió ninguna.....
jejeje... para eso eran....





 


¿Qué os han parecido?... os aseguro que glasear galletas es adictivo.... tengo unas cuantas hechas para seguir trabajando.... ¿qué os ha parecido? ¿mola lo terrorífico?. Ya me contareis...

2 comentarios:

  1. Hola Susana

    Cada vez perfeccionas más. Los fantasmas me han encantado pero las calabazas de dos colores me han robado el corazón. Me han encantado.

    Un besazo
    Maria

    ResponderEliminar